Huesos rotos

26 Oct

Vivo encerrada en una jaula pequeña.

No puedo estirar los pies ni las manos. Aquí no hay lugar ni para levantar la cabeza. Corre un poco de aire, por lo menos.

Los barrotes de acero han lastimado mi piel. Algunos de mis huesos están rotos. Hace muchos años que no siento el dolor.

Hablo. Veo. Escucho. Afuera es otra cosa. Yo no puedo salir.

Y si pudiera salir, no sabría qué hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: