Muertos de la calle

8 May

Un hombre camina con prisa sobre la avenida.

Parece corredor de bolsa en Nueva York. La diferencia es que no lleva traje ni reloj ni maletín. Viste una camiseta y un pantalón hechos jirones. El cabello negro es aún más negro por la grasa, los bichos y la suciedad. Mil heridas, moretones y cicatrices en el rostro. Las tumoraciones de sus manos causan deformidad: sangre de miseria bajo la piel agrietada. Todo el dolor está concentrado en sus pies descalzos.

Al doblar la esquina, con su cuerpo, lo único que le pertenece, hace un gesto de felicidad.

¡Alegría! Abraza un contenedor de basura de McDonalds. Abre las puertas y, de un salto vigoroso, entra al cubo de metal para saciar el hambre con los desperdicios de comida.

Ya nunca vuelve a salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: